Jasper Hale



Jasper Hale es uno de los personajes de la saga Crepúsculo de Stephenie Meyer. Hijo adoptivo de Carlisle, Jasper fue el último en unirse a la familia de vampiros. En efecto, aún tiene problemas para adaptarse a la dieta particular de los Cullen que les prohíbe alimentarse de sangre humana. En este artículo conoceremos su historia y sus características.


Su vida

El verdadero apellido de Jasper es Whitlock y nació en Texas en 1843.

Cuando tenía tan sólo 17 años decidió enrolarse en el Ejército de los Estados Confederados para combatir en la Guerra Civil Norteamericana. Debido a su personalidad extremadamente carismática, en poco tiempo logró ascender de rango varias veces.

En 1863, a la edad de 20 años, Jasper es transformado por una vampiresa de nombre María. Posteriormente vivió alimentándose de sangre humana y luchando contra otros vampiros por el control de un territorio. Como vampiro ganó la capacidad de manipular las emociones de quienes lo rodean.

Luego de algún tiempo, sin embargo, Jasper cae en depresión y disgustado consigo mismo trata de encontrar otro modo de vivir. Fue entonces que en 1948 ocurre un giro en su vida cuando es abordado por una joven vampiresa de nombre Alice en un bar de Filadelfia. Gracias a sus poderes, Alice había visto que Jasper necesitaba de ella aún antes de que él mismo lo supiera. Gracias a Alice, Jasper recupera la esperanza y desde entonces los dos están ligados por un vínculo espiritual inquebrantable.

En 1950, Jasper y Alice se encuentran con los Cullen y desde entonces pasan a ser parte integrante de la familia. Jasper ha decidido adoptar el apellido Hale como el de su hermana adoptiva Rosalie porque, siendo ambos rubios y muy similares, era conveniente que quienes los vieran pensaran que eran gemelos. Aunque trata a todos los miembros de la familia con mucho respeto, Jasper sólo está vinculado de manera particular con su esposa Alice.

Su aspecto físico

Al igual que los demás vampiros, Jasper Hale es de piel pálida, profundas ojeras violetas y ojos que cambian color, siendo a veces dorados y otras veces negros, dependiendo de qué tan sediento esté de sangre. Es representado como un vampiro de aspecto leonino por su cabello de un fuerte color rubio miel. Es alto, delgado, musculoso, y especialmente bello, como la mayoría de los vampiros.

En las películas es interpretado por el actor Jackson Rathbone.