Los Cullen



La vida de los Cullen es uno de los aspectos que más llama la atención en la saga Crepúsculo.

A diferencia del resto de los vampiros, la familia Cullen optó por no alimentarse de seres humanos sino de presas animales. Edward, uno de sus integrantes, compara éste estilo de vida con el de las personas vegetarianas.

Entre los Cullen no hay lazos de sangre, ya que en realidad la familia se fue formando a lo largo de cientos de años con la incorporación de distintos vampiros.

El grupo está compuesto por una figura paterna, Carlisle Cullen, y una materna: Esme Cullen. Los cinco hijos adoptivos son: Rosalie Hale, Jasper Hale, Alice Cullen, Edward Cullen, y Emmett Cullen.

A lo largo de la saga de libros Bella irá conociendo poco a poco las historias de los miembros de ésta familia, cada una con sus particularidades.

La forma en la que se convirtieron en vampiro y el poder especial que adquirió cada uno al transformarse constituyen una parte interesante de la saga.