Edward Cullen



Edward Cullen es un personaje principal de la saga Crepúsculo, escrita por Stephenie Meyer, en la que protagoniza un romance con la joven humana Bella Swan. En las películas es interpretado por Robert Pattinson. A continuación conoceremos los aspectos más importantes del personaje.


Edward es un vampiro cuya edad quedó fija en 17 años desde 1918. Vive en una familia de vampiros compuesta por una figura paterna, Carlisle Cullen, y una materna: Esme Cullen. Además cuenta con cuatro hermanos adoptados como él: Rosalie Hale, Jasper Hale, Alice Cullen y Emmett Cullen.

A diferencia del resto de los vampiros, la familia Cullen optó por no alimentarse de seres humanos sino de presas animales, comparando su estilo de vida con el de las personas vegetarianas.

Como todos los vampiros de la saga, Edward es de tez muy pálida. Tiene una altura de 1,87 metros y un físico esbelto y musculoso. Su rostro tiene rasgos rectos y regulares; su cabello es rebelde y de color bronce. Su aspecto es excepcionalmente atractivo y utiliza esta particularidad, incluido el sonido de su voz, para fascinar y desestabilizar a los seres humanos.

Cuando Edward era humano sus ojos eran verdes, pero con la transformación en vampiro adquirieron la característica de variar entre el ambar y el negro según su estado de saciedad. Cuando un vampiro no se alimenta por algunas semanas sus ojos se vuelven negros y sus ojeras pronunciadas.

Además de los sucesos inesperados que narra la novela, a lo largo de la historia se descubren interesantes aspectos de su pasado.